Viernes reflexionero: El verdadero secreto de la belleza

07:00

Cuando uno se convierte en madre tu cuerpo no es el mismo de antes, hay quienes bajan peso de más y quienes conservan algo de lo que les dejó el embarazo, hay quienes terminan con un abdomen plano y sin estrías pero baja su talla de sostén o sus curvilíneas caderas desaparecen, o bien ahora tienen una flacidez que antes no había donde ahora hay por montón. Y en cuanto el ginecólogo da luz verde para hacer ejercicio nuevamente, nos aplicamos como posesas teniendo en mente la imagen del cuerpo perfecto según nosotras, y entonces un día el bebé se enferma y pasamos la noche o noches enteras sin dormir por lo que nuestra energía para el ejercicio desaparece y preferimos dormir o al menos no movernos del sofá, es entonces cuando nos invade la culpa.

secreto belleza moda mamá fashionista blog tips viernes reflexioneros

Cuando usamos los jeans mas ajustados que tenemos en el guardarropas y entonces nos miramos al espejo, y ahí está esa desagradable zona flácida, hay quienes aceptan el hecho de que es su "grasita de mamá" pero también existen mamás como yo, tercas, y soy tan terca que me puse a pensar ¿Cómo hacía antes para aceptar y amar mi cuerpo? Debo mencionar que antes tenía mas cintura y caderas que hoy después de dos embarazos y que bajé de talla de pantalón y antes de embarazarme pesaba 6 kilos mas que ahora y sigo conservando forma de reloj de arena, en conclusión debería sentirme feliz pero volvamos a lo de que soy una terca, qué curioso que nunca apreciamos lo que tenemos. Antes hacía cardio, yoga y meditación lo que me hacía sentirme en paz no solo con mi entorno, mis pensamientos... sino también con mi cuerpo, me puse a divagar entonces, sobre las cosas que hacía antes y cómo es que llegó a gustarme mi cuerpo aunque no fuera perfecto según las revistas de moda, y tras mucho pensar y analizar varias imágenes en mi cabeza me di cuenta de que antes tenía mucha mas seguridad en mí misma, eso me hacía sentirme mas atractiva, eso me hacía amar mi cuerpo, estaba consciente de mi cuerpo tal vez no era perfecto pero estaba cuidando mi alimentación y tomando mucha agua, y en general cuidaba mucho de mi como para no sentirme segura de que se vería todo lo que hacía por mi.
Ahora, cuando salgo a la calle siempre estoy preocupada sobre el famoso y temido "¿Qué dirán?", me he dejado llevar por esos titulares de revistas de "X celebridad luce espectacular y delgado cuerpo tras 1 mes de dar a luz a su nuevo bebé" y cuando lo estoy superando llega de nuevo la misma x celebridad con su bebé en brazos y luciendo las últimas tendencias de la moda: un crop top y una falda que solo resaltan mas sus curvas y su perfecto cuerpo.

Hay días en los cuales navegando por facebook o por instagram, sobretodo, me encuentro con el nuevo post de las bloggers que sigo y al ver sus fotos me dejan siempre en mucho qué pensar, la mayoría sin hijos, siempre lucen perfectas y aunque tengan algún desperfecto en sus pies o en sus manos o en su cara... Posan para la foto como si fueran las chicas mas bellas en todo el mundo, por que así se sienten y no creo que en cierta medida esté mal, ¿por qué yo ahora que soy mamá no me siento así? Perdí mi confianza en lugar de sentirme mejor por haber traído al mundo a dos niñas increíbles, eso está mal. Ya es suficiente estrés el ser madre como para que tenga que preocuparme por lucir piernas de infarto cada que uso shorts o faldas, o por cubrir las estrías de todo mi cuerpo cuando quiero usar un bikini en la playa, como esa noticia que vi que circulaba por las redes hace unos meses de la mamá que lucía sus estrías en la playa o de la que defendió sus estrías en facebook tras recibir comentarios ofensivos respecto a éste, esas mamás tenían tanta seguridad de sí mismas que no les dio miedo el qué dirán, ¿y saben qué? Así debemos ser todas, madres o no, sabiendo vestir y una buena alimentación y mucho amor a nuestros seres queridos nos hará ser mujeres mas bonitas y seguras, ese es el verdadero secreto de la belleza, estar seguras de que lo somos, mirarnos al espejo en ropa interior (y no precisamente lencería fina), en ropa para hacer el aseo de la casa, saliendo de bañarnos con la cara lavada y el pelo mojado y decir "Qué bella soy" o algún comentario halagador.


Ultimamente he estado trabajando en mi misma, haciendo varios ejercicios para volver a enamorarme de mi cuerpo, no está resultando tarea fácil pero es algo que debo hacer no solo por mi, sino también por mis hijas, ellas en algún momento se volverán mujeres adultas y no quiero que tengan problemas con su imagen, quiero forjarles hábitos saludables, por eso hemos estado poniendo música temprano en la mañana y mientras hago un poco de cardio ellas bailan, estoy reemplazando el café y los refrescos por agua natural o té, los snacks por fruta fresca o verduras, incluso me he estado despertando 30 minutos antes que todos para preparar un desayuno delicioso, también estoy dándome un poco mas de mimos como un masaje en los pies al final del día con aceite de almendras, tal vez aún no se ve diferencia en mi cuerpo pero si en mi forma de pensar, me siento un poco mas feliz y un poco menos estresada.


También podría gustarte

2 comentarios

Archivo del Blog