Mi vida con dos toddlers: La importancia de no perder la paciencia

08:30

vida dos toddler mamá fashionista blog

Hoy quisiera platicarles de cómo es mi vida con dos toddler, cuando me embaracé de Vanessa todos me decían que la vida con dos bebés sería difícil, pero en realidad no fue un gran reto, solo eran bebés, el verdadero problema surge ahora donde no solo debo atenderlas en sus necesidades básicas sino entretenerlas y hacerlas que se cansen para que al llegar la noche puedan dormir relajadamente.

Ale y Vane son totalmente diferentes, creí que podrían tener una personalidad similar pero son 100% contrarias, como el yin y el yan, blanco y negro, día y noche... Encontrar actividades donde las dos estén cómodas es muy difícil, incluso a la hora de la comida puesto que Ale puede comer brócolis crudos mientras que Vane prefiere pollo bien cocido y suave.

A Alejandra puedo darle una caja llena de juguetes y ella de una u otra forma encuentra la manera de divertirse, Vanessa en cambio prefiere jugar con la pura caja, entra y sale, a veces solo se queda adentro de la caja con un libro por un largo rato.

La situación aquí es que una está en sus terribles dos y la otra en sus terribles tres y yo en la terrible circunstancia de tener que lidiar con ambas al mismo tiempo, a veces me pregunto "¿cómo le harán esas madres para mantener quietos a sus niños mientras hacen las compras/pasean/van al cine/en el coche..." Y es que pareciera que solo las mías son unos diablillos en especial Ale, por la calle soy la única mamá que se escucha "Alejandra siéntate, dame la mano, compórtate, por favor no grites, pide las cosas sin gritos, te he dicho que no vamos ahí..." Son solo algunas frases que repito en cada salida, es agotador. En todo internet dice que es solo una etapa, pero eso me decían de los dos años y ahora parece que todo se ha descontrolado en un 400% y eso me vuelve loca y mas aún que faltan 6 meses para que llegue a los 4 años y entonces espero que esta situación acabe como por arte de magia.

La clave aquí es no perder la paciencia y para ello hay que saber cómo mantener a las dos contentas al mismo tiempo, debo conocer las personalidad y necesidades de cada una y lo que mas me ha servido es la hora de las siestas, he logrado que ambas tomen la siesta mas o menos a la misma hora y así yo tengo al menos de una a dos horas para hacer lo que quiera como dormir o jugar en la computadora por ejemplo, aunque parezca sin sentido éste tiempo en silencio me llena de paz y de energía para poder afrontar la otra mitad del día.

Lo bueno es que ya no debo cargar centenares de pañales, biberones, fórmula, juguetes, cambios de ropa... Mi bolso, aunque sigue siendo grande, ya no está saturado ni pesado, algunas veces solo salgo con mi cartera, llaves y teléfono pero sigo cargando un maxi bolso supongo que por costumbre, tampoco tengo que estarlas cargando ya caminan por su propia cuenta y si hay mas niños en el lugar al que vamos es mas fácil que se entretengan, ya puedo preguntarle cosas a Alejandra y me responde (aun le falta mucho vocabulario por aprender pero al menos nos damos a entender)
Otra cosa que es que cada vez desarrollan mas su personalidad y las voy entendiendo mejor, Alejandra dibuja y colorea mucho mas que el año pasado, se lleva rato dibujando a toda la familia con diferentes colores, Vanessa empieza a interactuar un poco mas el resto de las personas y sino pide lo que quiere al menos nos lleva de la mano hasta donde está lo que quiere.
Creo que todo ya sigue un ritmo, ya sabemos qué esperar en una salida a pasear o de compras  incluso en un viaje y nos preparamos para ello, o a la hora de la comida, dormir o incluso cuando vamos al cine ya sabemos con qué películas van a estar sentadas y quietas toda la función.

Sin duda están creciendo tan pronto que aunque a veces me desesperan un montón, por dentro quisiera que fueran mas lento porque siento que no alcanzo a disfrutarlas.

También podría gustarte

0 comentarios

Archivo del Blog