Viernes Reflexionero: La rutina es un mito

08:00

Antes de que naciera Alejandra (hashtag Alejandratikitiki) leía mucho sobre el cuidado de los bebés, en qué momentos debía llamar al doctor, a qué temperatura debía estar el agua para bañarlos, qué debía haber en el botiquín de emergencias, cómo cargarlos sin lastimarlos, etc. Hay algunos conocimientos que apliqué y me sirvieron, otros no tanto, otros que funcionaron por un tiempo y luego los etiqueté como farsa y otros que aún hoy me siguen funcionando y que agradezco haberme dado el tiempo de leer.



Uno de ellos es sobre la rutina, leí que no había nada mejor que hacerle una rutina en el momento que uno como mamá estuviera dispuesta, (nunca es demasiado temprano pero un recién nacido, es decir, los primeros tres meses, es algo difícil pues no podemos obligarlo a comer a las 14:00hrs y luego a las 16:00 solo porque el médico así lo dijo, qué pasa si le da hambre entre ese tiempo o si por el contrario no quiere comer a la hora indicada?). Y así lo hice, le hice una rutina a Alejandra, que básicamente era una muy cómoda para mi, ella decidía la hora de dormir y la hora de despertarse y heredó mi perfecto reloj biológico (de antes de ser mamá porque ahora ni sé dónde lo habré dejado) así que muy pronto tuve una niña muy feliz y educada que si a mi se me pasaba arreglarle la bañera ella iba y tocaba la puerta del baño anunciando que era su hora del baño, y yo rápidamente corría a darle su baño, era todo muy maravilloso. Y hoy en día, después de dos años seguimos con una rutina similar, algunas cosas cambiaron pero fue muy natural, fueron cambios que ella de poco en poco fue haciendo porque va creciendo y va teniendo diferentes necesidades, y por supuesto que apliqué la misma forma a Vanessa (hashtag Vanessatikitiki), no tienen los mismos horarios en muchas cosas (aunque me encantaría) porque insisto que es algo muy natural y son personitas muy distintas.

Cuando digo rutina entre mis familiares y amigos, se espantan, creen que soy una clase de dictadora "La hora del baño es de 7 a 7:15 de la mañana con gozo de 5 minutos de agua caliente" o "La hora de dormir es 8:30 de la noche y sino te duermes te dejaré llorando todo el tiempo que sea necesario hasta que te duermas", lamento decepcionarlos pero no es así, sobretodo cuando salimos y esa salida se interpone con alguno de sus horarios yo simplemente lo dejo ir y ellas como se están diviertiendo ni sienten que es su hora del baño o su hora de ver TV, pero en cambio si se interpone con su hora de la merienda o de la comida entonces paramos a comer en algún lugar o si es su hora de dormir y veo que están muy cansadas comienzo a arrullarlas para que se duerman, pero básicamente solo es eso, no dejaría que pasaran hambre o sueño solo por estar en calle (aunque a veces el sueño se les va por estar corriendo de un lado a otro, pero al día siguiente toman su siesta a la hora que es, no se descontrolan).
Algunos también me hacen burla, diciéndome que un niño no tiene horarios, un niño duerme a la hora que quiere y come a la hora que quiere, y que estoy arruinándoles la infancia, a mi me parece algo muy duro de escuchar y aunque he estado a punto de creerles, me doy cuenta de que en realidad tengo niñas muy disciplinadas y me siento muy feliz por ello, me hace la vida mucho mas sencilla porque sé en qué momento esperar qué, y si algún día se quieren salir de la rutina con un paseo antes de su baño las dejo hacerlo, o con cenar mas tarde o irse a la cama mucho mas tarde, soy su madre no alguien que impone reglas duras y difíciles de cumplir.

Como todas, solo intento hacer lo mejor para mis hijas.

Lee el último Viernes Reflexionero AQUÍ.



También podría gustarte

0 comentarios

Archivo del Blog